Presentación de la Escuela

La Escuela de Pedagogía en Educación Física de Universidad de Las Américas, dependiente de la Facultad de Educación, forma a profesionales para ejercer en educación básica y educación media, en tres sedes: Santiago, Viña del Mar y Concepción. Es una carrera de pregrado que incluye en su malla curricular 57 asignaturas distribuidas en 10 semestres de estudio.

La carrera fue creada por el Área de Deportes en 2001, a partir de una propuesta que abarcó una concepción curricular, costos, definición de perfil profesional, campo laboral y atributos diferenciadores. La iniciativa fue aprobada por la Rectoría y el Consejo de Decanos, quedando la carrera bajo la dependencia del Director de la Escuela de Educación.

Pedagogía en Educación Física se abrió el 2002 en los campus Providencia, La Florida y Maipú, alcanzando en su año inicial una matrícula de 323 estudiantes. En 2003, la carrera se expandió al Campus Santiago Centro y Sede Concepción. En 2004, se abrió en la Sede Viña del Mar, quedando de esta manera conformada una red de seis campus. En concordancia con los proyectos institucionales propios de la Universidad, ese año se desarrolló el proyecto «Escuelas Emblemáticas», que potenció la carrera de Pedagogía en Educación Física con dos nuevos ejes curriculares diferenciadores de la oferta académica de otras casas de estudios.

Uno de estos ejes es la salud y calidad de vida, que se fundamenta en la necesidad de fortalecer la formación profesional del profesor de educación física, con competencias que los habiliten para atender necesidades de la sociedad actual, respecto a la salud y calidad de vida de las personas en el ámbito de la prevención (obesidad, sedentarismo, estrés, actividad física en el adulto mayor).

El 2005, la carrera de Pedagogía en Educación Física se convierte en Escuela asociándose a la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y Salud recientemente creada, con un proyecto orientado a dar solución a las «necesidades país» bajo el axioma «Chile Saludable», temática correlacionada con uno de los tres ejes de acción de los Programas de Estudio de la asignatura Educación Física propuesta por el Ministerio de Educación. Durante el mismo año, se hace la primera adecuación curricular del Plan de Estudios de la carrera, fruto del Proyecto Armonización Curricular.

El año 2006, egresan los primeros profesores de Educación Física de la Universidad de Las Américas.

En 2010, luego de analizar el proceso de acreditación y considerar las debilidades presentadas en la formación pedagógica, se decidió trasladar la carrera de Pedagogía en Educación Física a la Facultad de Educación, con el objetivo de fortalecer la formación profesional y su coordinación con las otras pedagogías de la Universidad. A través de esta iniciativa también se logra que la línea de prácticas se fortalezca en función de los requerimientos curriculares y operacionales vigentes.

Estos cambios logran hoy evidenciarse en los ajustes curriculares realizados a la carrera en los años 2010 y 2018, los que son parte de la mejora continua de la formación inicial docente, compromisos adquiridos en los planes de mejora, además de los lineamientos curriculares emanados de Vicerrectoría Académica. Hoy la carrera se encuentra acreditada por dos años por la CNA, hasta enero de 2021.

De acuerdo con los planes de desarrollo de la Facultad y la Institución, la Escuela de Pedagogía en Educación Física tiene tres sellos identitarios: sello formación pedagógica, sello investigativo y sello de innovación y creatividad.

Sello formación pedagógica: La Escuela de Pedagogía en Educación Física de UDLA se orienta actualmente en una búsqueda por una formación para el ejercicio democrático, participativo y situado de la Educación Física, reconociendo la identidad profesional centrada en la vocación por ejercer la pedagogía, acorde con el currículo nacional y no por la búsqueda de rendimiento. El compromiso de la formación inicial al que aspiramos con las y los estudiantes, se centra en otorgarles los recursos fundamentales para que al momento de ejercer su disciplina, contribuyan al desarrollo integral de sus alumnos.

Sello investigativo: Dado que el profesor es un agente que responde a complejas necesidades de una sociedad en continua transformación, necesita conocer metodologías y técnicas que le permitan indagar y conocer con exactitud, precisión, amplitud y profundidad, las variables que determinan la eficacia y eficiencia de los procesos de aprendizaje, que tiene por misión liderar en las comunidades educativas y otros contextos sociales en los que participa. Por tal motivo, la Escuela enfatiza la formación desde una perspectiva científica para que el estudiante sea capaz de discernir, tomar decisiones fundamentadas y discriminar moral y éticamente lo que acontece, para lo cual proporciona, como principal recurso y solución, instancias que eleven la curiosidad y la reflexión crítica e indagatoria. Es fundamental que los y las estudiantes tengan la pulsión por indagar y reflexionar sobre temáticas de su interés desde las diferentes asignaturas que conforman la malla curricular, para fundar un gran espacio para el camino de la investigación educativa, enfrentar los cambios y atender la diversidad del aula.

Sello innovación y creatividad: La Escuela avanza hacia la innovación y creatividad, definida como las aplicaciones concretas de nuevas ideas para abordar dilemas desde otras perspectivas y lograr mejores resultados. Para lograr estas acciones, es fundamental que los profesores en formación sean capaces de identificar las necesidades y exigencias del mundo actual, considerando la amplia cantidad de variables, como la inmediatez de la información y la desigualdad social. El sello de innovación y creatividad, se concreta en la innovación en el aula, el uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), además de propuestas metodológicas y didácticas situadas.