Presentación de la Escuela

Universidad de Las Américas con su Facultad de Educación e Instituto de Ciencias Naturales, ha desarrollado su currículo de formación de profesores de Biología y Ciencias Naturales teniendo como propósito entregar una formación en los aspectos relevantes para el desempeño profesional, acogiendo los desafíos de calidad y equidad en la educación chilena. Lo anterior, se realiza considerando el informe de la Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico sobre la educación en Chile (OECD, 2004) y los desafíos del país en torno a la formación inicial de profesores propuestos en los Estándares de Desempeño de la Formación Inicial de Profesores (MINEDUC, 2000), el cual está plasmado en el Marco de la Buena Enseñanza (CPEIP-MINEDUC, 2003).

La Carrera de Pedagogía en Biología y Ciencias Naturales de Universidad de Las Américas en su formación de la especialidad, adopta la mirada actual de las ciencias biológicas, el rol que le compete en el alto impacto del desarrollo industrial sustentable y económico del siglo XXI-en áreas como la biotecnología y la ingeniería genética-, y la necesidad de una formación alineada a  estrategias necesarias para el desarrollo armónico y cuidado del medio ambiente, en concordancia con la valoración del saber científico como promotor de calidad de vida.

Por lo tanto, la carrera orienta los contenidos disciplinarios, sub-disciplinarios y las metodologías hacia la comprensión del fenómeno de la vida, y desde la interdisciplinariedad, la argumentación del contexto de calidad y sustentabilidad de intervención humana, así como también el proceso de cambio valórico que ello implica.

Para lo anterior, Universidad de Las Américas creó la Carrera en el año 2004 en absoluta coordinación con la Facultad de Educación. El conocimiento pedagógico de la disciplina y su relación con la realidad educativa nacional, es abordado por la formación especializada y profesional, relacionando el campo disciplinario de la Biología y las Ciencias Naturales con la lectura del currículo escolar junto con el análisis y reflexión de las buenas prácticas pedagógicas en un escenario pedagógico real.

Universidad de Las Américas comienza a desarrollar programas pedagógicos en el ámbito de las ciencias biológicas, buscando formar profesores con una sólida base disciplinar. Para ello, en 2004 se crea la carrera de Pedagogía en Biología y Ciencias Naturales, la que queda bajo el alero de la Facultad de Ciencias Agropecuarias y Ambientales (actual Facultad de Medicina Veterinaria y Agronomía), siendo la unidad académica responsable de la carrera el Instituto de Ciencias Naturales (ex – Departamento de Ciencias Básicas) dependiente de la facultad mencionada.

En ese contexto, el profesor de Biología y Ciencias Naturales de Universidad de Las Américas se forma en el centro de su disciplina, enriqueciéndose, proyectándose y potenciándose a través del contacto con estudiantes de otras carreras científicas tales como Bioingeniería, Ingeniería Ambiental, Agronomía y Veterinaria, carreras a las cuales el instituto dicta cursos transversales de biología y química.

Con la participación de estudiantes de Pedagogía en Biología y Ciencias Naturales en asignaturas de ciencias biológicas básicas y aplicadas en los contextos de formación de diferentes carreras científicas, se busca que ellos estén fuertemente insertos en el mundo «del saber sabio», donde la incertidumbre los conduce a la curiosidad y al desarrollo investigativo, teniendo la capacidad de llevar el saber sabio al área del «saber escolarizado».

Esto último, desarrollado por la Facultad de Educación (Ex Escuela de Educación, Ex Facultad de Humanidades, Ciencias Jurídicas y Sociales), socio y rector clave en la formación pedagógica, siendo justamente la parte del saber pedagógico lo que le permitirá, una vez que ejerza la profesión, llevar al aula los últimos conceptos de la biología y ciencias naturales a sus estudiantes. La ventaja de esto es que el profesor de Biología y Ciencias Naturales UDLA tendrá la habilidad para contextualizar las ciencias en función del mejoramiento de la calidad de vida y del medio ambiente, para poder expresarlas y adecuar su enseñanza a nivel escolar.

En 2010 y en el tenor de la reestructuración de la Facultad de Ciencias Agropecuarias y Ambientales, el Instituto de Ciencias Naturales pasa a depender directamente de Vicerrectoría Académica, al igual que todos los Institutos tales como: Instituto de Matemática, Física y Estadísticas, Instituto de Idiomas e Instituto del Deporte. La razón que motiva dicha modificación se fundamenta en el rol transversal que poseen estas unidades académicas. Por su parte, el Instituto de Ciencias Naturales, actualmente, atiende 22 carreras de 4 facultades.

Dada la reestructuración mencionada y, en el mismo año, la carrera pasa a depender de la Facultad de Educación. Este proceso fue natural, ya que de forma permanente y desde el inicio de la carrera, la Facultad de Educación (Ex Escuela de Educación, Ex Facultad de Humanidades y Ciencias Jurídicas y Sociales), ha sido la unidad rectora en la línea de formación pedagógica y general de los programas de formación inicial docente, recibiendo las directrices y apoyo directo en todos los procesos de ajustes curriculares realizados en la carrera. Esto último quedó claramente ratificado en los ajustes, realizados el año 2009, de todos los planes de formación de las carreras pedagógicas de UDLA, donde se buscó la distinción entre los programas de carreras de enseñanza Inicial y Media.

En la actualidad la Carrera está adscrita a la Facultad de Educación, siendo el Instituto Ciencias Naturales el socio estratégico en la línea de formación disciplinar, buscando de esta forma mantener el espíritu inicial en la creación de este programa.

En el año 2009 la carrera se presentó voluntariamente al proceso de acreditación a través de la agencia AKREDITA Q.A. obteniendo 3 años de acreditación hasta marzo del 2013.

El año 2013 la carrera participa del segundo periodo de acreditación, superando satisfactoriamente este proceso, acreditando por 3 años nuevamente, hasta 2016.

P1. Ser un profesional que se plantee de manera ética y responsable frente a todas las situaciones; profesionales, humanas, sociales, culturales, y organizacionales en las que le corresponda tomar decisiones.

P2. Ser responsable del ejercicio investigativo de aula y su transferencia como conocimiento pedagógico, interesado en acrecentar su conocimiento disciplinario y de las áreas de interés profesional, el desarrollo de una actitud de compromiso en la generación y gestión de acciones que apoyen el mejoramiento de la calidad de su docencia.

P3. Evidenciar un perfil integrador, capaz de transmitir el valor de la ciencia para la vida, en términos de su importancia para el mejoramiento de la calidad de vida, y de la necesidad de comprender y respetar los delicados equilibrios de su hábitat natural.

P4. Poseedor de habilidades y destrezas propias del quehacer docente y poder derivarlas a  una inserción activa de las ciencias de la educación, tales como el reconocimiento de las características de sus estudiantes, las metodologías efectivas, en especial la incorporación del TIC, el currículo nacional y capacidad reflexiva que mejore los aprendizajes de sus estudiantes.

Fuentes:

OECD – Banco Mundial. 2004. Reseñas de las Políticas Nacionales de Educación: Educación Superior en Chile.
Ministerio de Educación. División de Educación Superior. Programa de Fortalecimiento de la Formación Inicial Docente.2000. Estándares de Desempeño para la Formación Inicial de Docentes.
CPEIP Centro de Perfeccionamiento, Experimentaciones Investigaciones Pedagógicas. Ministerio de Educación. República de Chile.2003. Marco para la Buena Enseñanza.