Presentación de la Escuela

La carrera de Pedagogía en Lengua Castellana y Literatura de la Universidad de las Américas es una carrera de pregrado que incluye en su malla curricular 48 asignaturas distribuidas en 9 semestres.

Esta carrera comenzó dictándose en 2005 en la Sede de Santiago Centro y a partir del año 2010 se extiende a la Sede de Viña del Mar. Tiene como propósito formar educadores que manejen acabadamente saberes pedagógicos y disciplinares, y que vinculen dichos saberes para enfrentar los desafíos implicados en la educación escolar de jóvenes. La carrera ofrece sólida formación pedagógica general, y formación en literatura, lingüística, medios masivos de comunicación, conocimiento especializado sobre el aprendizaje de estos campos en la escuela, además del estudio de documentos curriculares relevantes a la especialidad. A partir de las competencias mencionadas, la labor docente de nuestros titulados opera como una herramienta de movilidad y equidad social para la población estudiantil que atienden (segundo ciclo de educación básica y enseñanza media).

Labor docente como instrumento de movilidad y equidad social

El equipo de profesores de esta escuela tiene altas expectativas de sus alumnos. A partir de dicha valoración, los docentes persuaden a sus estudiantes a convertirse, a través de la acción pedagógica, en agentes de movilidad y equidad social, requisitos fundamentales para que el país crezca equilibradamente.

El lenguaje como herramienta fundamental para que las personas se constituyan como tales y participen de la sociedad

La escuela concibe el lenguaje en todas sus manifestaciones como una herramienta fundamental por medio de la cual «los asuntos de las sociedades se manejan; sus culturas se transmiten; las identidades de sus miembros se articulan y las estructuras sociales se reproducen o cambian» (Heritage, 2001, p. 47). Desde esta perspectiva, el lenguaje se concibe como el recurso esencial a través del cual actualizamos la habilidad para comprender la naturaleza del mundo social y participar en él (Heritage, 2001).

Integración de saberes pedagógicos y disciplinares 

Los profesores de la escuela, los programas de las asignaturas de especialidad y las prácticas docentes ejercidas en el aula universitaria representan y/o evidencian la integración entre saberes pedagógicos y disciplinares. Es decir, la escuela se caracteriza por ofrecer a sus alumnos el aprendizaje de conocimientos de la especialidad (literatura, lingüística, producción escrita, comprensión lectora y medios masivos de comunicación) en conjunto con el conocimiento y las habilidades específicas que se requieren para enseñar dichos contenidos en el sistema escolar. Para esta escuela una buena práctica docente, tanto a nivel escolar como universitario, es aquella que conoce a cabalidad la materia que sus alumnos deben aprender y sabe cómo presentar un contenido particular a alumnos específicos para generar aprendizajes efectivos.

Didácticas específicas para enfrentar a los más vulnerables 

La escuela ofrece a sus alumnos herramientas específicas para enfrentar con éxito distintos tipos de población escolar, especialmente aquella que proviene de sectores vulnerables.

Presencia de tecnologías de información y comunicación 

La escuela ofrece a sus alumnos vincularse con tecnologías de información y comunicación e incorporarlas apropiadamente en sus tareas como educador.